top of page

La falsa Espiritualidad mundana



Para aquellos que llevamos mucho tiempo nadando por las aguas de la Espiritualidad y del Desarrollo Humano intentando encontrar algo que nos ayude a evolucionar, hemos observado, sin duda, cómo la espiritualidad se ha transformado en algo que nada tiene que ver con su verdadera esencia.


En todos los caminos, pero sobre todo el que trata los temas metafísicos, la autenticidad debería ser el corazón de toda práctica, aunque en realidad observamos ya de forma descarada, una abundante hipocresía y falsedad que lo invade todo.


Con el paso de los años, en las visitas a cientos de tiendas esotéricas, ferias de divulgación, conferencias, congresos, presentaciones de proyectos, cursos, seminarios, talleres y un largo etcétera, pocos son los que realmente viven en su conexión y verdad espiritual, con sus dones abiertos, corazones transparentes y al servicio sincero de la humanidad sin haber caído en la burda trampa de ser, simplemente, un negocio para lucrarse sin escrúpulo alguno, vendiendo un reflejo de la luz y una esperanza enlatada en la sombra del engaño, la ignorancia y el comercio.


La rareza de la autenticidad


En un mundo inundado de iluminados y maestros, encontrar un canal auténtico es como descubrir un oasis en un desierto.


La autenticidad espiritual es una expresión pura del alma, un reflejo de la verdad interna que se alcanza después de mucha búsqueda, estudio, esfuerzo y trabajo interior, rompiéndote en pedazos todas las partes internas de tu ser para edificar un alma capaz de soportar todo el dolor, el sufrimiento y la soledad que significa entregarse al servicio de los demás. Sin embargo, esta pureza es rara.


Piensa en cuántas veces has encontrado a alguien cuya espiritualidad es real, genuina, que no busca reconocimiento sino simplemente compartir su parcela de experiencia y de verdad con quien desee escucharla. Esas personas son joyas escondidas sutilmente en una sociedad donde la superficialidad a menudo prevalece y el inmediatismo de los resultados es lo único que importa. La autenticidad requiere coraje, implica entregarte al destino y su incertidumbre, mostrarse vulnerable y, sobre todo, ser fiel a uno mismo, teniendo sólo como herramientas tu intuición y tu honestidad más profundas.


En el sendero espiritual, la autenticidad se convierte en un acto revolucionario. Desafía las normas establecidas, rompe los moldes de lo que el mundo considera algo inexistente y fantasioso y se aleja del guion preestablecido de lo que "debería ser" la espiritualidad en relación a las creencias religiosas que se apropiaron de dicha virtud y lo convirtieron en su negocio particular basado en la culpa, el miedo y la explotación.


La Espiritualidad va más allá de todo lo que te han dicho que es la espiritualidad, es un viaje que puede parecer colectivo, pero es solitario, aunque profundamente enriquecedor e indescriptible, te lo aseguro. Aquellos que se atreven de verdad a caminar este sendero, entregando su vida a cambio, se encuentran con la conexión más profunda y pura con el Universo de lo que jamás podrá ofrecerte una vida condicionada y dormida.


Imitadores con buenas intenciones


En tu búsqueda de la comprensión espiritual, seguramente has conocido a personas con un corazón lleno de buenas intenciones, ansiosas por estudiar los cursos de moda, aprender de las personas más influyentes del momento para luego poder aplicar a los demás eso que les enseñan como un manual de instrucciones que suele venir acompañado de un título de reconocimiento que sólo sirve para colgar en la pared y poco más.


Lamentablemente cuando llegue el momento, te darás cuenta de que para aprender se tiene que desaprender, dejar de caer en la trampa de la imitación, dejando de replicar lo que otros te han enseñado sin indagar en tu propia misión espiritual. Es fácil seguir un camino trazado por otros, adoptar técnicas y reflexiones preestablecidas, pero esto te puede llevar a una práctica espiritual que, aunque bienintencionada, carece de profundidad, conexión y autenticidad personal.


La verdadera apertura espiritual requiere un trabajo interior que va más allá de la simple repetición de lo aprendido. Implica un proceso de autoconocimiento y autodescubrimiento, donde cada individuo explora y entiende su propia verdad espiritual desde su marco de referencia y su estado evolutivo. Este camino puede ser desafiante y desconcertante, ya que no ofrece las respuestas cómodas y directas que a menudo se encuentran en las enseñanzas y libros publicados. Pero es en este limbo de incertidumbre y exploración personal donde se encuentra la verdadera magia.


Aquellos que lo entregan todo para conseguir la llave que abra el cofre de su propia alma, que cuestionen y busquen de forma auténtica y real, descubrirán una conexión espiritual que va más allá de todo lo que se habían podido imaginar. En este viaje de vida no se trata de marcarse una meta o destino final, sino de vivir cada experiencia, de agradecer cada revelación y sentir cada momento de duda como una señal de apertura y superación que te transformará por completo.


El negocio de la Espiritualidad


Ahora, dirijamos nuestra atención a un fenómeno preocupante: la transformación de la espiritualidad en un negocio exclusivamente lucrativo.


En una era donde todo se ha puesto a la venta, la espiritualidad no ha escapado de las redes de esta tendencia. Libros, seminarios, retiros, incluso objetos "sagrados" se venden con la promesa de iluminación, de paz interior y de resolver absolutamente todos tus problemas sin tener ningún esfuerzo o implicación personal por tu parte. Pero debes preguntarte, ¿puede realmente la esencia de mi espiritualidad ser comprendida y vendida por terceros?


Este mercadeo de lo sutil ha distorsionado la percepción de lo que significa la verdadera búsqueda espiritual. Ya no se trata de un viaje interno, sino de poseer los “accesorios adecuados" o seguir a los gurús más populares para poder decir que “tú también has hecho eso”. Esta superficialidad aleja a las personas de la verdadera esencia de la espiritualidad, que es una experiencia personal e intransferible, no algo que se puede comprar o vender.


Es evidente que, incluso en este panorama de engaño, falsedad e ignorancia, también se esconde una lección de vida que nos enseña a discernir, después de perder mucho tiempo y dinero, el verdadero camino que nos puede servir o las personas que de verdad pueden aportarnos algo valioso para nuestro despertar.


El impacto negativo de esta comercialización ha dañado gravemente la imagen y las motivaciones que llevaban a las personas a crecer. Por un lado, desacredita a aquellos que sinceramente buscan guiar a otros en su camino espiritual sin interés comercial, sólo buscando lo justo para su sustento y de forma coherente y equilibrada (no olvidemos que también necesitan techo, sustento, mantener a sus familias y pagar facturas). Por otro, ha creado una barrera para aquellos que buscan sinceramente la espiritualidad, pero se ven abrumados por la cantidad de opciones y distintos precios a los que se ven sometidos dependiendo de a quién deseas seguir o qué técnica deseas imitar.


La verdadera espiritualidad se encuentra en la simplicidad, en la conexión con uno mismo y con el Universo, no se adquiere comprando productos o servicios que no te implican en absoluto en tu propio desarrollo interno y no hacen trabajarte.


El difícil camino de los verdaderos seres espirituales


En medio de este océano de falsedad y comercio espiritual, existe un grupo que continúa su labor en silencio: aquellos verdaderos canales espirituales cuya única intención es ayudar y guiar a otros. Estos seres, armados con una rara autenticidad, muchas veces incomprendida, poseen una conexión profunda con la Fuente, a menudo se encuentran ofuscados por el ruido y el brillo de la espiritualidad mercantil que con su marketing y enfoque empresarial los deja brillando en una esquina de la sala mientras los grandes focos de reflejos y los actores teatrales colapsan el escenario.


Estos auténticos guías humanos siempre se han enfrentado a desafíos significativos a lo largo de la historia. Por un lado, su mensaje de simplicidad y autenticidad a menudo se pierde en un mundo donde las masas sólo valoran lo superficial y lo instantáneo. Por otro, pueden ser injustamente etiquetados junto con aquellos que usan la espiritualidad como un medio para obtener dinero fácil, lo que socava su credibilidad en su misión de ayudar a los demás.


Este entorno desalentador no sólo afecta a los que sirven al Amor, sino también a aquellos que sinceramente buscan ayuda y guía. Muchos se encuentran desorientados, llenos de información incoherente y manipulada, sin saber a quién recurrir, mientras que los verdaderos maestros espirituales enseñan esperando a ser escuchados en medio del caos y el desorden de un mundo sumergido en la apariencia.


Es crucial aprender a discernir, a escuchar con el corazón y a buscar con la voz de la intuición a esas pocas personas que trascienden lo comercial y el engaño, son pocas, pero existen. Los verdaderos canales espirituales están ahí, pero requieren de una búsqueda más atenta y una consciencia más afinada para ser descubiertos.


Reflexión final


Esta reflexión es un llamado a volver al inicio, a redescubrir la espiritualidad en su forma más pura, sincera y personal.


En este mundo donde la espiritualidad a menudo se ve ensombrecida por la falsedad y el negocio, ¿dónde te encuentras tú? La autenticidad en tu camino espiritual no se trata de seguir ciegamente lo que otros dictan, sino de escuchar tu propia voz interior, esa voz que te espera para guiarte hacia tu verdad.


Es un momento para preguntarte a ti mism@: ¿Estás buscando de verdad tu propia espiritualidad, o simplemente estás siguiendo las tendencias de lo que se presenta como la moda espiritual? La autenticidad requiere valor, requiere que te enfrentes a tus fantasmas internos, a tus miedos, a tus dudas, y, aun así, elijas seguir adelante en tu superación personal.


Este escrito no es sólo una reflexión, es una invitación a que actúes. Comienza tu viaje hacia una práctica espiritual más auténtica y personal. Busca, cuestiona, explora. No permitas que la comercialización y la falsedad te hagan desistir de tu camino espiritual. La verdadera espiritualidad se encuentra en tu interior, síguela.


Tu espíritu necesita más autenticidad, más verdad en la práctica espiritual. Y ese cambio comienza contigo.


Evidentemente no todo está perdido. En este mundo hay algunas personas que, trabajándose de forma paciente, silenciosa y con valor, están desafiando todos sus temores y superando todos los obstáculos que el difícil camino de la Espiritualidad les crea para convertirse en verdaderas referencias para ayudar a la humanidad a que sean capaces de encontrar las pocas pepitas de oro entre tanto plomo. A ellas son a las que debemos aspirar, cuando sea el momento perfecto y estén listas, esperando pacientemente a que las bendiciones de la Luz les entreguen la fortaleza suficiente para entregarse a una labor que es, sin duda alguna, la más hermosa a la que un Ser Humano puede dedicarse en la vida, pero no antes sin haber pagado un alto precio en todos los aspectos de su existencia que la mayoría no están dispuestos a pagar, convirtiendo en un engaño lo que debería ser una verdadera vocación.


Gracias por estar ahí.

Prof. Denis Astelar – Enero 2024

Universidad de vida – Enseñanzas de Desarrollo Humano

930 visualizaciones3 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

3 Comments


Gracias gracias gracias

Like

Albert83
Albert83
Jan 20

Es un artículo muy hermoso, me he emocionado muchísimo al leerlo. Infinitas Gracias.

Like

Vaya escrito más potente Denis, pues és Auténtico y el discernimiento tiene que estar en el punto de mira sino ....la New age está haciendo daño pero sobretodo al que sigue la moda no el corazón.un Abrazo 🫂😘

Like

Este es el sitio web oficial sobre Denis Astelar, fuente de información sobre su agenda, programas, cursos online y consultas privadas.

Todos los derechos reservados.   Academia Hermes © 2015

Términos y condiciones - Aviso legal y cookies.

bottom of page