DESCONECTAR PARA CONECTAR


Existen momentos de nuestra vida en la que la monotonía (que no debe confundirse con la necesaria rutina) se instala en nuestras vidas creando un espiral de angustia que no nos permite ver más allá de nuestra área de acción diaria.