Reflexión: Cada persona es un mundo...


Últimamente (y cada vez más) me encuentro incómodo en las conversaciones con las personas. Me cuesta relacionarme y buscar “amistades” o “conocidos” con los que poder pasar un buen rato o tener una energía y atmósfera agradable. Me es difícil mantener un diálogo durante mucho tiempo, sintiéndome tímido, paralizado y tenso en ese instante, como si la necesidad de guardar silencio y de estar escuchando sólo mi voz interior me inundaran.

Percibo que en este mundo son pocas las personas que sean capaces de conectar y fluir en esencia, manifestando un sagrado respeto y tacto en las relaciones en lugar de usar las palabras para manifestar banalidades, tonterías e imposiciones del ego que sólo busca demostrar que todo se basa en un juego donde hay que rellenar el silencio de palabras, sean las que sean. Este mundo ha convertido la vida en una competición, en un combate para hablar y dejar claro que uno sabe más, que es más inteligente, más maduro, más responsable, más, más más…

Busco de algún modo “adaptarme” a las conversaciones, centrándome en ver de las personas sus virtudes y defectos y aceptando sus patrones de cultura arraigada y las maneras que tiene de expresarse y hablar, pero tarde o temprano siempre acabo igual: SOLO.

No es una soledad provocada sino auto impuesta. Unas ganas de alejarme de las personas que acabo de conocer porque en lugar de hacerme sentir mejor y de aportarme algo, me hacen sentir mal, inadaptado, triste e incomprendido.

Actualmente ya no hay tacto para tratar y hablar con los demás. Los insultos, los “ordeno y mando” o las filosofías de “conmigo o contra mí” se han instaurado tanto en el día a día que la intolerancia y las faltas de respeto son el pan de cada día, actitudes que ya no me sirven de alimento ni necesito en mi vida realmente.

Evidentemente acepto mi parte de responsabilidad, nadie es perfecto y todos tenemos nuestras cosas y por ello puedo llegar a entender que quizás sea yo el problema o parte de la solución, o quizás simplemente sea parte del cambio fruto de algún tipo de mutación, de evolución. Lo que está claro es que no encajo en un mundo que usa las palabras para insultar, agredir, dañar, someter o demostrar algo que sólo se sostiene en el velo de las apariencias porque en el fondo todos queremos lo mismo, aunque no lo digamos o no seamos conscientes: amar y ser amados.

Creo que me he vuelto tan respetuoso y sensible conmigo mismo que empiezo a sentirme como una pompa de jabón y así es como veo a los demás, intentando tratarlos con mimo, tacto y amor, aunque la mayor parte de las veces acabe evaporado e invisible, fusionado con lo sutil.

Y de nuevo regreso al punto de partida, aceptando la realidad de que existen muchos mundos y cada persona vive en el suyo, y comprendiendo que una vez conectas y fluyes con el mundo interior que te ha tocado, es cada vez más difícil e insoportable vivir bajo la atmósfera de otros.

Prof. Denis Astelar

www.academiahermes.com

(0034)  678 615 602
  • YouTube Social  Icon
  • Wix Facebook page
  • Wix Twitter page
  • Instagram Social Icon

Este es el sitio web oficial sobre Denis Astelar, fuente de información sobre su agenda, programas, cursos online y consultas privadas.

Todos los derechos reservados.   Academia Hermes © 2015

Términos y condiciones - Aviso legal y cookies.

This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now